Non serviam

Hoy es el último día de mi penúltima vida; es decir, hoy es mi último día de trabajo en el Banco. A partir de ahora, si quiero tener nuevas vidas tendré que tomar una seta de las de la foto. A partir de hoy, dejo de ser rico para ser pobre paulatinamente.

No es algo nuevo para mí, quedarme voluntariamente en paro; entretanto, he descubierto una técnica para descubrir si estás aburrido con tu vida.

Instrucciones para descubrir si estás aburrido con tu vida

  1. Tome un papel.
  2. Tome un lápiz.
  3. A lo largo de la extensión de un día, escriba en el papel los acontecimientos más relevantes de la jornada.
  4. Repáselo y si cree, a ciencia cierta, que esos mismos acontecimientos podrían repetirse un año después, amigo, vd. está aburrido.
  5. Corolario: Si no le convence, la que sigue es prueba irrefutable: El mismo instante en que vd. tomó un papel para saber si estaba aburrido con su vida, vd. ya estaba aburrido con su vida.

Lo prometí: una traducción de algunos versos de C. K. Williams. El poema se titula The Singing (El canto) y solo traduzco la última estrofa. Que es bastante difícil, por cierto:

Algunas veces se siente incluso cuando no hay nadie allí que
algo alguien
está observando y escuchando
Alguien que rectifica rehace remodela este tiempo una vez más aunque
nadie vió ni
escuchó que hubiese alguien allí.

Sometimes it feels even when no one is there that
someone something
is watching and listening
Someone to rectify redo remake this time again though
no one saw nor
heard no one was there

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.