Los Nobel

En fluctuat.net ya han hecho su lista de candidatos a llevarse el galardón que famosos y relevantísimos escritores como Imre Kertesz, Gao Xingjiang, William Golding o Patrick White ya tienen en su vitrina de trofeos. Más o menos aparecen los de siempre: Mario Vargas Llosa (que no se lo llevará porque lo lleva pidiendo demasiados años), Don DeLillo y Philip Roth, los últimos han publicado a una vez, si mal no recuerdo, una novela sobre el 11 de septiembre – motivo de aburrimiento y descalificación más que suficiente. Luego vienen los más o menos desconocidos: Adonis, que es sirio, se dice que fue nominado últimamente y que escribe en árabe cosas como -copio y traduzco de la Wikipedia:

Picture the earth as a pear
or breast.
Between such fruits and death
survives an engineering trick:
New York,
Call it a city on four legs
heading for murder
while the drowned already moan
in the distance.
New York is a woman
holding, according to history,
a rag called liberty with one hand
and strangling the earth with the other.

Imagina la tierra como una pera
o un pecho.
Entre estos frutos y la muerte
sobrevive una trampa de ingeniería:
Nueva York,
llámala una ciudad a cuatro patas
en busca del asesinato
mientras el ahogado ya gime
en la distancia.
Nueva York es una mujer
que sostiene, de acorde a la Historia,
un trapo llamado libertad con una mano,
y asfixia la Tierra con la otra.

Me vale.

También aparecen otros nombres como Les Murray que se complace en comunicarnos que es Australia’s leading poet en su página web y que por los poemas que pega en la web no me dice mucho. Haruki Murakami porque es líder de ventas en Suecia (donde se da el Nóbel) con Kafka on the shore, Amos Oz el judío amigo de los palestinos, Claudio Magris que es líder en las apuestas de Ladbrokes.

Bien. Pues yo no apuesto por ninguno de estos. Por varias razones: porque no los he leído, porque lo que he leído de ellos no me ha gustado (La Mancha Humana, Roth, por poner un ejemplo, no es exactamente lo que llamaríamos una novela de premio Nobel) o porque su momento dorado se acabó y la Historia de la Literatura ya ha dictado sentencia, por ejemplo, e injustamente con Mario Vargas Llosa. O quizá porque deseo secretamente que se lo den a Ismail Kadaré, que este año no sale en las listas y que sí tiene una obra de premio Nobel, por ejemplo, Abril Quebrado o El Monstruo.

¿Españoles al Nobel? Para no repetir la boutade de Camilo José Cela y no tener a toda la nación (o al menos la parte de ella que no le importe un pimiento todo esto) escondiendo la cara de vergüenza, debería salir alguien en plan Juan Goytisolo, Rafael Sánchez Ferlosio o Agustín García Calvo, y estos dos últimos dudo mucho que los conozcan más allá de Francia. Pero así es la vida en esta nuestra España, o te jodes o eres el hombre araña.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.