Les folles d'enfer, de Mâkhi Xénakis

Gracias a los irresistibles encantos lolíticos de Álex, mi colocateur nos invitó al preestreno de la obra de teatro de Mâkhi Xénakis, Les folles d’enfer, en el Théâtre des Marroniers cerca de Bellecour.

La obra se basa en el texto homónimo de la hija del compositor de música contemporánea Iannis Xénakis y versa sobre la historia del manicomio creado por Luis XIV en París para dar cobijo en principio a mujeres indigentes y más tarde a cualquier mujer que pudiera perturbar el buen orden civil del Reino.

[…] prostituées raflées, des aveugles, des convulsionnaires, des suicidaires, des femmes enceintes célibataires, très souvent internées à la demande des maris ou des familles. […]

Xénakis es más conocida en Francia por sus esculturas y pinturas que por sus obras de teatro. Una mirada a su piezas más conocida descubre el universo sobre el que se cimienta la obra de teatro que presentamos.

Se trata de un conjunto de 260 figuras que representan a las ciegas, las prostitutas, las mujeres embarazadas, las epilépticas: diferentes tamaños, diferentes colores pero misma forma humana definida y a la vez difuminada por las demás.

Tuvimos la suerte de hablar con el director de la obra, Christian Nadin, quien se interesó por nuestra reacción ante la obra (los extranjeros y los que nunca van al teatro son los que pueden dar una visión más completa del funcionamiento de la obra, según aclaró) y nos explicó las dificultades a las que se enfrentó al llevar a escena el texto de Xénakis: de entrada, no es un texto dramático, donde existen personajes, acotaciones e indicadores, es más bien, un largo poema donde se suceden los distintos diálogos que sí se dan en la obra.

Un doctor y una internada intercambian monólogos, cada uno desde su respectivo papel social: el médico como representante del Estado, la internada como la voz acrítica (o desprovista por los mecanismos de internamiento de cualquier capacidad de crítica). A lo largo de la obra, la interacción entre doctor y loca se va viciando y se produce un giro gracias al recurso de terceras voces en forma de marionetas que dan voz a otros discursos sobre la enajenación mental, la prisión y la profilaxis social: la locura (el discurso del Otro) asoma en el doctor y la internada abandona su pensamiento errático, para, al fin, retomar cada uno los roles iniciales y por los que han sido socialmente designados.

Durante nuestra conversación con el director surgieron varias referencias a Foucault, de cuyos libros están tomadas construcciones de la acción/reflexión. Pero ponernos a discutir a Foucault aquí me tomaría muchos años y no creo que aportara demasiado. Además que yo no sé francés y no me enteré muy bien de la obra.

Links de interés:

Pinturas de la autora

Un comentario en «Les folles d'enfer, de Mâkhi Xénakis»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.