Consultorio

– Oye, ¿tú crees en la vida después de la muerte?
– No.
– ¿Y cómo puedes vivir sabiendo que te vas a morir?

[…]

– ¿Tú crees que hay vida después de la muerte?
– No lo sé. ¿Eres cristiana?
– No.
– ¿Entonces?
– Creo que hay unas fuerzas…
– ¿Como en Star Wars?

[…]

– ¿Crees en la reencarnación?
– No. Tú sí.
– Claro. Todos tenemos una vida pasada.
– Vaya.
– Lo que son las cosas.
– ¿Y a mí que me importa?
– Lo que no hiciste en la vida pasada, lo tienes que hacer en esta.
– Supongo que en mi vida pasada no pude ver la tele y rascarme los cojones.

[…]

– ¿Crees en la reencarnación?
– Tal vez. ¿Tú?
– Me da igual, solo trataba de darte conversación.
– Todo eso de la reencarnación es muy bonito, hasta que aprendes matemáticas.
– ¿Cómo?
– Si la población mundial ha ido creciendo exponencialmente, no hay cadáveres suficientes para reencarnarse.
– Puede que te reencarnes desde una mosca o una flor.
– Ya. Te aseguro que los que tienen más fe en la reencarnación no vienen precisamente de una mosca o de una flor. Vienen de animales elegantes o de faraones. Nadie desea venir del lumpenproletariat.
– Lumpen-¿qué?
– Es igual.

[…]

– ¿Crees en Dios?
– ¿En cuál?

[…]

– ¿Crees en Dios?
– Sí, creo en Dios, pero no creo en la Iglesia, ni en el dogma, ni en los curas.
– Entonces no crees en Dios.
– Sí creo en Dios, pero no creo en los curas. Creo a mi manera.
– No crees en Dios.
– Sí, te digo.
– Dios es la Iglesia, el dogma y los curas.
– Creo a mi manera.
– No creo que a Dios le importe demasiado tu opinión. Dios no es una barra de autoservicio, donde uno puede tomar lo que le venga en gana.

[…]

– ¿La vida después de la muerte? No en una vida, como la nuestra, pero sí en nuestra permanencia… Por ejemplo, a través del arte.
– ¿Piensas que uno permanece a través de su arte?
– Sí.
– ¿Qué te hace pensar que tu arte va a permanecer después de tu muerte?
– El arte permanece detrás de la muerte.
– Eso sí que es de una vanidad grandilocuente. ¿Quién cojones te crees que eres?
– El arte…
– El arte, pollas. El arte es un proceso de sedimentación y decantación. No existe la obra de arte pura: todo es una construcción de lo que hemos leído, escuchado y vivido. El arte no es un DNI, personal, único. El arte (una obra) es un edificio donde puede que no seas más que un simple peón de albañilería.
– El arquitecto.
– El arquitecto es el mundo, chaval.

4 comentarios en «Consultorio»

  1. No he podido evitar enviar el fragmento de Stars Wars (citando autoría y fuente, eso sí) a una «amiga» que no deja pasar cena en la que nos encontramos para divagar sobre su Dios-Energía y demás.

    Por otra parte (y esto debería haber colgado del post de la entrevista) como fisonomista no ganaría ni para pipas ¿Eres el mismo que el de la foto de Viena? Interesantes los comentarios… y enhorabuena, de nuevo, por codearte con tan altas figuras blogueras!

  2. Sí, más o menos, «el mismo pero con PODER».
    No sé si estoy de enhorabuena por las altas figuras, de hecho escribir un blog y clase social van desparejas. Pero todos eran muy majos, así que lo que no gané en estima social, lo conseguí en cariño.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.