Enfants

Si soy sincero, me indigna esa obsesión de algunos escritores por cantarle a las chicas del metro. Y no a cualquiera, a esas chicas espigadas, de pecho pequeño y expresión macilenta, con la boca entreabierta y unos dientes blanquísimos asomando tímidamente entre los labios. Las farsantes que posan la mirada absorta en las señales de peligro o las pegatinas con los mapas que hay repartidos por todo el vagón, llevan una carpeta forrada con los daguerrotipos del pinpín de turno, leen a Benedetti y caminan con un aire pretendidamente fingido, idéntico al de las modelos de una revista de tendencias; no comprendo a esos escritores porque son conscientes de que estas poses son estudiadas y premeditadas, que son como un peinado distraído meticulosamente diseñado o la ropa de segunda mano pagada a precio de joya; no entiendo que le canten a este engaño tan claro.
Y es un engaño que se perpetúa y encumbra a esas falsarias porque no se fijan nunca en las chicas con legañas, con la cara apedreada por el acné o que enseñan la raja del culo por encima de un pantalón que le queda muy estrecho; las que combinan colores fosforito o las que no pueden permitirse lentillas de colores y tienen que conformarse con unas gafas gruesas y un novio siniestro y seborreico, las que se tatúan una rosa o un elfo encima del pecho y no sienten la vergüenza ajena que producen, las que hablan a gritos por el teléfono móvil, las que parecen haber visto un fantasma y abren mucho los ojos cuando se les acerca algún donjuán demasiado estresado por sus hormonas, las que incluyen en su vocabulario natural expresiones como «chichi» y «pipa del higo», las que tienen caspa o los hombros caídos, las piernas cruzadas, los dedos torcidos, el rostro infestado de pecas, las tetas caídas o el pelo encrespado. Ahí es donde está el encanto. Todo lo demás es muerte y PVC.

Sergi Valls, Sin categoría ninguna

2 comentarios en «Enfants»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.