Reunión

Sentados frente al círculo de piedra
uno a uno van declamando el nombre
de los aciagos rostros allí quietos,
es un caparazón de salvaje hiedra
el que los deslavaza y los reúne,
aquella que permite que los pasos
de la verdad se den en las afueras.

Se agotan los cipreses, se consumen
en sus llamas color verde sombrío,
los nichos se convierten en cristal
y los muertos ondean saludos
desde la tierra donde crecen.

Si te sientas junto a esta solitaria
tumba revelarán qué es la muerte.
Morirás si te sientas este día
para comprender qué es lo que padecen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.