Resumen

Todo podría haber ido peor.
El lento cese del tiempo.
El cansado merodeco por las barriadas
llenas de azul y maleficios.

Podría haberse levantado un día
dentro de cuarenta años
y darme cuenta
de que se había derrumbado Babilonia.
Solo que hacía de aquello mil años
y ya no quedaba remedio.

En cambio: hubo estrellas,
Y hubo amor. De eso sí.
Hubo dioses
cogiéndonos de las manos.

Hasta ahí.

Al final siempre hay una guerra.

Y como toda guerra,
está hecha para perder.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.