Cosmopoética 2010 (VI)

Ábrete sexo
como una flor que accede,
descorre las aldabas de tu ermita,
deja escapar
al nadador transido,
desiste, no retengas
sus frágiles cabriolas,
ábrete con arrojo,
como un balcón que emerge
y ostenta sobre el aire sus geranios.
Desenfunda,
oh poza de penumbra, tu misterio.
No detengas su viaje al navegante.
No importa que su adiós
te hiera como cierzo,
como rayo de hielo que en la pelvis
aloja sus astillas.
Ábrete sexo,
hazte cascada,
olvida tu tristeza.
Deja partir al niño
que vive en tu entresueño.
Abre gallardamente
tus cálidas compuertas
a este copo de mieles,
a este animal que tiembla
como un jirón de viento,
a este fruto rugoso
que va a hundirse en la luz con arrebato,
a buscar como un ciervo con los ojos cerrados
los pezones del aire, los dos senos del día.

Ana Istarú estará en Cosmopoética 2010

Cosmopoética 2010 (IV)

Qué peligro,
aquí siempre es domingo
y empezamos a pensar
otra vez en lo mismo.

Es claro,
es de catecismo.
Mi primita se dispone
a hacer turismo.

De excursión por el abismo.

Prepara
mi prima sus pinceles
y pinta puertas
por todas las paredes.

Y pieles,
se pinta muchas pieles,
sabe dónde cambiarlas
por más pinceles.

Y pintarse así más pieles.

Escucha,
los muertos dicen que no,
la calle grita que sí.

Escucha,
los muertos dicen que no,
la calle grita que sí.

Escucha,
los muertos dicen que no,
la calle grita que sí.

Escucha,
los muertos dicen que no,
la calle grita que sí.

Ay, ay, ay, ay …
De entre todas sus pieles
ya se asoma la más blanca,
la que más le duele.

Ay, ay, ay, ay …
No pintes tus papeles,
que todo el mundo
reconoce ya tus pinceles.

Todo el mundo se los huele.

Escucha,
los muertos dicen que no,
la calle grita que sí.

Josele Santiago, Mi prima y sus pinceles